Omar Aguero: Sistema público de salud está destruido - Laclé en Línea

Últimas Noticias

domingo, 12 de mayo de 2019

Omar Aguero: Sistema público de salud está destruido

Su experiencia en el ejercicio de la medicina durante 25 años le permite asegurar que nuestro país está arruinado, sometido por un régimen perverso que durante veinte años ha instaurado un sistema comunista miserable que en el mundo aplica la misma receta de pobreza y miseria.


Omar Aguero. 


Como miembro de la junta directiva del Sindicato de Empleados Públicos del Ejecutivo del Estado Lara (SEPEEL), el doctor Aguero reconoce que es el único médico de la región en funciones sindicales.

Aguero es egresado de la UCLA, magister en salud pública, desempeñó cargos de dirección en varios centros de salud en la gestión del gobernador Orlando Fernández Medina, incluyendo los hospitales de Quibor, Sanare, el ambulatorio tipo 3 de la urbanización La Carucieña, municipio Iribarren y en Cabudare, municipio Palavecino. 

"Venezuela es hoy un desastre humanitario mayor, 90% de la población se encuentra en pobreza extrema", asegura.  

El sistema público de salud del estado Lara - declara Aguero - no escapa a la realidad del país, está desabastecido, destruido, abandonado, sin control de enfermedades, no hay dotación de medicamentos, falta insumos y mantenimiento correctivo de equipos, carecemos de la incorporación de nuevas tecnologías para el diagnóstico de patologías, las unidades de diálisis carecen de equipos para los tratamientos de pacientes dializados. 

El Instituto Venezolano de Seguros Sociales (IVSS) abandonó el tratamiento de pacientes crónicos, especialmente los oncológicos. Es un calvario para los pacientes. Se ha abandonado el sistema público nacional de salud, por eso tenemos enfermedades emergentes, enfermedades controlables como la difteria y el sarampión que antes se prevenían con vacunas. Somos productores de difteria y sarampión, lo cual se transforma en un problema de salud pública para países vecinos, especialmente con el masivo éxodo actual. 

Visitar cualquier centro de salud permite constatar la grave crisis de la calidad del sistema público, donde los pacientes deben adquirir sus insumos y medicinas, se viola el artículo 83 de la Constitución que establece la salud como un derecho social, un servicio por el derecho a la vida, esa realidad no se está cumpliendo. 

Los venezolanos carecemos hoy de una buena calidad de vida, adolecemos de todo, cita el médico larense.

-¿Cómo evalúa la gestión de la gobernadora Cármen Meléndez?

- No escapa a la realidad de la catástrofe nacional, Lara es un reflejo de la crisis nacional de salud. El informe de la alta comisionada para la defensa de los derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, recoge la realidad de nuestro país cuando establece que siete millones de venezolanos requieren de ayuda humanitaria, con eso lo está diciendo todo. Este órgano de análisis de la coyuntura social y económica nacional establece que un millón 900 mil venezolanos tienen problemas de nutrición, de esos un millón de niños son menores de cinco años, refleja la realidad del sistema nacional de salud pública; cuando dice que un millón de niños dejaron de asistir a las escuelas por el abandono de los programas de alimentación escolar, revela cual es la realidad de nuestro país. 

-¿Qué solución propone usted a esta grave crisis?

- La solución es política, el problema es este modelo instaurado desde hace 20 años; debemos cambiar este sistema de gobierno, cambiar los valores aplicando la Constitución de la República. 

- ¿Puede este gobierno ofrecer soluciones?

- En lo absoluto, los venezolanos superamos la línea de la pobreza extrema, hoy en el país no devengamos un salario para poder alimentarnos, el cambio pasa por reactivar el aparato productivo nacional, recuperar la productividad de sectores fundamentales como la agroindustria, y eso no será posible sin un cambio político. 

-¿Qué se está haciendo el Sindicato SEPEEL?

- Continuamos en la lucha por las reivindicaciones laborales, la crisis nos obliga a defender los derechos de los trabajadores; la realidad es que los derechos laborales están confiscados, son accesorios, forman parte de algo más elemental que son la libertad y la justicia. Cuando recuperemos la libertad y la justicia tenderemos salarios dignas, libertad sindical, gestionaremos beneficios salariales y contractuales, recuperaremos la seguridad social. 

-¿Cómo evalúas la diáspora en el sector salud?

Está haciendo mucho daño, han emigrado más de tres millones de venezolanos, incluyendo médicos, enfermeras y profesionales de todas las áreas que van a ser requeridos para la reconstrucción de la nación. Tenemos un país sin instituciones, debemos recuperar la gobernabilidad y la institucionalidad para poder ofrecer respuestas a las necesidades de la población que tanto lo necesita.

-Desde el punto de vista político ¿observas cambio en las organizaciones sociales y políticas de la oposición democrática? 

-Después de 20 años tenemos que aprender de lo que ha acontecido en nuestro país y recordar que el mejor modelo que tenemos es la democracia, a pesar de las dificultades, errores y omisiones de los gobiernos anteriores durante más de 40 años, es lo más perfectible que tenemos, en democracia el pueblo tiene la oportunidad de decidir los cambios que se requieren. El venezolano ha evolucionado, en el futuro va a cumplir un papel muy importante para la transformación nacional. Estamos llamados a ser una joya del continente; tuvimos que tocar el fondo para resurgir nuevamente como el Ave Fenix.

-¿Disponemos del recurso humano preparado para enfrentar los retos que reclama el país?

-Tenemos ese recurso humano, aunado a los contingentes de venezolanos en el exterior que regresarán para contribuir a modernizar el sistema público nacional de salud, donde las universidades jugarán un papel protagónico en la transformación del recurso humano. El programa de Medicina Integral Comunitaria (MIC) debe ser revaluado y  los médicos se terminarán de formar, por que el país lo requiere, responde el doctor Omar Aguero.




Alirio Laclé Ch.  




No hay comentarios:

Publicar un comentario