- Laclé en Línea

Últimas Noticias

martes, 20 de marzo de 2018





EL PETRO ¿MADURO JUGANDO CON FUEGO? 




“La verdadera razón por la cual la gente quiere una moneda alternativa 

es para participar en actividades viles: lavado de dinero, evasión fiscal”. 

Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía 2001 



El economista y experto petrolero Alfredo Toro Hardy en un artículo titulado “Criptolocura: El Petro” publicado por el diario El Nacional el pasado 7 de diciembre de 2017 define el concepto de criptomoneda y las contradicciones con la moneda virtual venezolana. 

“El Petro”, que regirá según el gobierno nacional, la economía venezolana por encima del dólar y el euro. Según Toro Hardy la criptomoneda “es una moneda virtual, que sólo existe en la Web y se utiliza a través de un sistema de pagos electrónicos encriptados (ocultos) sin necesidad de intermediarios. Es un dinero fiduciario que carece de respaldo”. 

Según este economista venezolano, las criptomonedas no están controladas por ningún Estado ni por un banco central. Sus transacciones son anónimas. He ahí la contradicción entre “El Petro” y las criptomonedas, éstas últimas “no tienen país de origen ni son emitidas por Gobiernos y tampoco cuentan con un respaldo jurídico único. Son únicamente plataformas electrónicas que permiten hacer transacciones”. 

Así otro reconocido inversionista mundial, el magnate griego George Soros, asegura que la criptomoneda es un instrumento delictivo para legitimar capitales sin dejar rastros. Estas criptomonedas, según Toro Hardy, funcionan en “un enorme entramado de agentes particulares (llamados “mineros”) verifican las operaciones mediante el uso de complejos algoritmos que garantizan la seguridad de las operaciones, recurriendo a miles de computadoras en todo el mundo que funcionan simultáneamente las 24 horas. A cambio de una comisión, el trabajo de los mineros es confirmar las transacciones y asentarlas en la cadena de bloques (Blockchain). En resumen: todo queda en la Web, es fiduciario, es digital, anónimo, encriptado, descentralizado, no interviene ningún Estado, no deja huellas”. 

El gobierno nacional estaría creando un concepto híbrido de criptomoneda, contradiciendo su naturaleza virtual tratando de darle forma en leyes del Estado venezolano, para así escapar a las sanciones económicas internacionales y encontrar financiamiento internacional alternativo ante los ojos de la comunidad internacional (Unión Europea (UE); el Grupo de Lima; Organización de las Naciones Unidas (ONU) y los Estados Unidos de América (EEUU) que no avala ni acepta esta criptomoneda. No obstante el gobierno venezolano asegura haber vendido más de US$5.000 millones de dólares de esta criptomoneda que posiblemente fue adquirida por algunos ciudadanos extranjeros que desafían las sanciones legales internacionales acordadas por 48 países del planeta en contra del gobierno venezolano. 

En caso que un ciudadano de los EE.UU; de la UE y de los países del Grupo de Lima haya comprado “El Petro” sus bienes serán congelados y confiscados por ese respectivo Estado ¿quién en su sano juicio compraría “El Petro”? solamente un delincuente (traficante de armas; narcotraficante o criminal de guerra) estaría dispuesto a ganar dinero sin importarle sus consecuencias. El gobierno comenzó a vender “El Petro” hace menos de un mes en euros, a la semana lo ofertaban en dólares y ya lo ofrecen en bolívares ante la negativa de los inversionistas en comprarlo por los riesgos legales. Así Toro Hardy afirma: “Una gigantesca estafa está por explotar en la cara de muchísimas personas”. El “Petro".



No hay comentarios:

Publicar un comentario