Jesús Jiménez P: Movimiento 4F está lleno de mitos y falsedades - Laclé en Línea

Últimas Noticias

domingo, 28 de julio de 2019

Jesús Jiménez P: Movimiento 4F está lleno de mitos y falsedades

El ex juez rector del estado Lara (1998 – 2001), Jesús Alberto Jiménez Peraza, asegura que las causas de la caída de la Primera República de Venezuela son semejantes a los efectos de la Quinta República.  

"El chavismo ha querido cambiar al Libertador Simón Bolívar adueñándose de sus ideas y  discursos pero a la larga deben aceptar que sus líneas políticas no son coincidentes". 


Dr. Jesús Jiménez Peraza. 


A continuación el artículo: 


Es difícil resistirse a la tentación de ver la serie “Bolívar”, superproducción de la empresa de entretenimiento audiovisual norteamericana Netflix, cuyo estreno había venido siendo postergado desde hace mucho tiempo.

Un amigo me pidió no hacerme muchas ilusiones porque seguramente tiene una orientación novelada, por lo que no debe reflejar exactamente la verdad histórica del héroe ni sus luchas. Aunque ello es posible quiero constatarlo. 

Acepto la idea que muchos personajes secundarios quedarán a la libre imaginación de los productores, al igual que algunos pasajes no muy trascendentes de los protagonistas.

Pero la obra y arengas más emblemáticas de hombres con las dimensiones de Bolívar, Napoleón, Garibaldi o Churchill pueden ser objeto de interpretación, aunque jamás cambiadas medularmente, porque siempre se impone la verdad e importancia del hecho cumplido. 

Acepto, por ejemplo, una exagerada tozudez en el catire Páez, pero no un acto de cobardía en plena batalla. Tampoco concibo a un mariscal Antonio José de Sucre, sin relacionarlo con la lealtad.

El Libertador debió haber sido como lo describe el Dr. Francisco Herrera Luque, con sus genialidades y estigmas humanos. El chavismo ha querido cambiarlo adueñándose de sus ideas y de sus discursos, pero a la larga deben aceptar que sus líneas políticas no son coincidentes. 

Basta mirar a nuestro alrededor, Bolívar soñó con América integrada como la patria grande y hoy los gobiernos de nuestros países vecinos son todos enemigos, salvo la hija predilecta,más por intereses económicos que cualquier otro factor.

Es cierto que algún hito histórico puede ser de buena o mala fe tergiversado, lo que podemos incluso apreciar en hechos contemporáneos de los cuales somos testigos presenciales directos o, a través de los medios audiovisuales modernos que producen amplio margen de certeza. 

El movimiento del 4 de febrero de 1992 está lleno de mitos y falsedades, como el “valiente” ataque a la Casona o la “corajuda” defensa del museo Militar, hoy cuartel de la Montaña. 

Con mayor razón puede desdibujarse la lectura de los hechos acontecidos hace más de dos siglos, cuyo conocimiento viene de escritos borrosos o testimonios inmemoriales, que van pasando por narraciones no pocas veces justificadamente fantasiosas. La obra consta de sesenta capítulos de los cuales sólo he visto la mitad, porque a menudo suspendo la comodidad de la película por la búsqueda documentada, cuando los vagos recuerdos de acontecimientos históricos estudiados años ha, o la acción de personajes que dieron vida a Venezuela no me parecen coincidentes con mi admiración instintiva hacia ellos.

Me sucedió con el Precursor de la Independencia, el Generalísimo Francisco de Miranda. En la serie, no entiendo porqué razón, lo tildan como egoísta, pedante, mercenario y cobarde. Por la caída de la Primera República y capitulación frente a Monteverde, algunos de sus enemigos de entonces pregonaron esas ideas para imputarle la derrota, Bolívar incluido. Pero ha transcurrido suficiente tiempo para haber analizado las causas de ese fracaso estrepitoso.

Así recurrí a la Constitución Federal de 1811 para determinar las bases jurídicas que nos regían entonces; a la doctora Inés Quintero (Francisco de Miranda. Biblioteca Biográfica Venezolana, volumen 25) y al doctor Guillermo Morón (Historia de Venezuela, Tomo 5°), quienes describen al Generalísimo como un verdadero prócer de nuestra Independencia. 

Desde los inicios de 1812, algunas líneas políticas y territorios estaban cedidos por el Pacto Federal a la autoridad general de la Confederación, lo que no había sido admitido pacíficamente por autoridades locales ni la población, al igual que eran rechazadas la Ley Marcial, la dictadura de Miranda y el Decreto de Conscripción; en la zona de Barlovento estaban alzados los esclavos; el ejército realista avanzaba cómodamente por el Tuy, Ocumare y Choroní; a pesar de la valiente defensa con Bolívar al frente, habíamos perdido el Cuartel de Puerto Cabello, con muchas armas y municiones; los soldados y los dirigentes patriotas desertaban continuamente.

Otros hechos que motivaron la rendición y caída de la Primera República, que se imputa a Francisco de Miranda, cuando en verdad fue una decisión colegiada para evitar la anarquía, resultan pasmosamente similares a algunas que enfrentamos hoy, pero no como causas sino como efectos de las políticas desastrosas de los presidentes Chávez y Maduro: Teníamos una dramática escasez de víveres y de toda clase de productos necesarios; en Margarita, Cumaná y Barcelona se rechazaba el uso del papel moneda y como consecuencia, no existía comercio ni créditos. 

El jurista caraqueño Felipe Fermín Paúl, escribió el 07 de julio de 1812 a Francisco de Miranda sobre la melancolía que azotaba a todo el pueblo, como consecuencia de sus ingentes necesidades, la agricultura no existe y las haciendas están desoladas; el gobierno está totalmente desprestigiado por incumplimiento de sus contratos y por no iniciar nuevas obras, adicionalmente le describió la dispersión de los buques que no llegan a puertos nacionales.

Concluye la misiva, solicitándole: “ponga en su gobierno, otras cabezas de más juicio, experiencia y capacidad, que estén impuestos anticipadamente en que no consiste el orden y la obediencia en la destrucción de los pueblos, sino en las prudentes medidas de quienes mandan”.

Cualquier parecido no es casualidad, es que simplemente la historia se repite. Dios proteja a Venezuela!


Jesús A. Jiménez Peraza.
@jesusajimenezp




No hay comentarios:

Publicar un comentario